En la esquina de los vientos aquel verano a orillas del atlántico surgieron cuentos cortos, casi para niños, tan inocente como mi alma aprendiendo a crecer

Hoy años después me descubro pensando sin querer en un pueblito perdido en Girona, España pueblo de catalanes que conservan aunque los años pasaran ese aire de perdidos en el tiempo, las campanadas de la iglesia avisando en que hora estamos viviendo, los conocidos de siempre, esas mujeres de pelo blanco con ese aire a la abuela que solo vi. en fotos, sensaciones del amor de Serrat en cada rincón.

Supe la primera vez que hable con el que seria parte de una u otra manera de mis letras, esa sensación del eterno peregrino en busca de nuevas oportunidades mas allá del horizonte, esa sensación como decía el de sentirse lejos en otras tierras y perdido al regresar.

Una familia formada en la distancia la sensación de desarraigo de dar un paso y cambiar el concepto de las costumbres, sentirse ajeno la lucha diaria por ser aceptado, pero uno que tiene en el alma ese espíritu del ser inquieto y arriesgado siempre termina reconociendo cuando los años pesan que uno termina siendo un eterno nostálgico, pensando que no somos de aquella vida que dejamos, ni pertenecemos a esta que hemos abandonado un día, por mas que regresemos ya nada en nuestra vida es igual.

Ellos vivieron su vida, y a su manera te regalan esos momentos en que sus palabras pueden ser el atajo para vivir mas cómodamente en la nuestra si los sabemos escuchar.

Ellos pasan los 60 tal vez los 70, y me da placer escucharlos, sus realidades jamás fueron las mías, pero esa sensación de cruzar mis propios limites buscando algo mas allá me hace pensar que a veces es mejor escucharlos, hacer mías esas palabras esos recuerdos esas experiencias cedidas en una conversación sin mas fin que aportar un pedacito de la vida, que fue suya y me prestan en este instante, este en que puedo hacerlas palabras y dejártelas para que las haga tuyas.

Tomare uno a uno estos seres los haré cuentos mezcla de realidad y fantasía, tal vez te ayude a encontrar las respuestas a tus días, tal vez solo ayuden a sentirme feliz de estar bien acompañada y viva.

Daph.
17-09-07